Si te estás preguntando qué es una tarjeta de proximidad que para qué se utiliza, entonces has llegado al lugar correcto. Se trata de un sistema innovador para almacenar y recuperar toda clase de datos a través de etiquetas, tags RFID (las siglas en inglés para “identificación por radiofrecuencia”), etc. En resumen, se trata de tarjetas que no entran en contacto directo con otros dispositivos, sino que reciben o envían los datos “por proximidad” a los aparatos lectores.

Las tarjetas de proximidad también reciben el nombre de “tarjetas de identificación automáticas”, o “tarjetas de chip sin contacto”, y te sorprenderá conocer el funcionamiento de esta tecnología. En este artículo te explicaremos a detalle en qué consisten estas tarjetas, cómo puedes utilizarlas y qué beneficios te pueden aportar.

¿Qué es una tarjeta de proximidad?

Son tarjetas que se caracterizan por poder transmitir datos sin necesidad de entrar en contacto directo con el dispositivo lector. Esto se debe a que están equipadas con una pequeña antena especializada que permite comunicarse con el lector a través de radiofrecuencia. Gracias a esta característica, estas tarjetas funcionan a una distancia que oscila entre los 4 y 10 cm, por lo que las personas la pueden llevar cómodamente en sus carteras.

Es bastante habitual que estas tarjetas sean utilizadas para sistemas de identificación personal con el fin de controlar el acceso a algún recinto. Esto se debe principalmente a que son tarjetas fabricadas con los materiales de más alta calidad, siendo resistentes y duraderas. Además, son altamente eficientes, ya que la lectura de los datos se realiza de forma prácticamente instantánea.

El funcionamiento de las tarjetas de proximidad es bastante simple. Ellas están equipadas con una antena de radiofrecuencia (también conocida como “etiqueta RFID”), la cual almacena los datos y produce una señal que es recibida por el lector. Una vez que el aparato lector recibe la señal, la información es leída y procesada.

Sin duda, se trata de unas tarjetas que cada vez más crecen en popularidad, siendo adoptadas por diversas empresas, negocios y establecimientos.

Ventajas de las tarjetas de proximidad

Habiendo comprendido qué es una tarjeta de proximidad, seguramente te estarás preguntando cuáles son sus ventajas. La realidad es que ellas aportan muchas ventajas, como:

  • No se desgastan con el tiempo. Las tarjetas convencionales de chip se desgastan fácilmente por el uso frecuente, lo que las deteriora con el tiempo. Esto se debe a que las tarjetas de chip convencionales entran en contacto con los aparatos lectores por medio del rozamiento, y dicho rozamiento va desgastando la funcionalidad del chip para transmitir la información.
  • No pierden la codificación. En las tarjetas de banda magnética, la codificación se va deteriorando y gastando con el tiempo; pero esto no pasa con estas tarjetas. Así que cuando hablamos de qué es una tarjeta de proximidad, también nos referimos a una tarjeta con una codificación que tiene una gran duración (si es que no es infinita).
  • Son económicas. Si ponemos en una balanza el precio de las tarjetas de proximidad y todos los beneficios que te ofrece en cuanto a seguridad y durabilidad, sin duda se trata de una tarjeta con excelente relación de precio y calidad. En líneas generales, una tarjeta de proximidad puede costar entre 1 y 5 euros, un precio más que accesible.

 

Usos tarjetas de proximidad

Existen un amplio abanico de usos para las tarjetas de proximidad, y algunos de los más comunes son:

  • Como tarjeta de identificación personal. Sabiendo qué es una tarjeta de proximidad y conociendo cómo pueden transmitir información, sin duda alguna resalta el hecho de que ellas pueden ser utilizadas como tarjetas de identificación. De esta forma se puede regular la entrada a recintos privados, eventos, e incluso para controlar el acceso del personal a las instalaciones de un negocio o empresa.
  • En el transporte público. Muchas empresas de transporte (ya sea de autobús, metro, uber, etc.) utilizan las tarjetas de proximidad para medir el número de viajes que realiza una persona. A través de una pequeña recarga monetaria, las personas pueden seguir utilizando los servicios de transporte con solo presentar su tarjeta de proximidad en los lectores correspondientes.
  • Como tarjetas de pago. Las tarjetas de pago que utilizan chips convencionales tienen la desventaja de que se desgastan fácilmente con el tiempo, debido al constante roce al entrar en contacto con los aparatos lectores. Sin embargo, como mencionamos anteriormente en el apartado de qué es una tarjeta de proximidad, estas tarjetas no tienen este problema.

Es por ello que cada vez más establecimientos y empresas, e incluso bancos, están adoptando estas tarjetas para emplearlas como medios de pago en negocios de compra y venta (ya sea físicos o incluso electrónicos).

Conclusión

Las tarjetas de proximidad le ofrecen innumerables beneficios tanto a los clientes como a las empresas y negocios. Ellas no solo destacan por ser más resistentes y duraderas, sino que también resguardan la seguridad de los datos y los transmiten de forma efectiva. Por eso, su uso se ha extendido cada vez más como tarjeta de identificación, de pagos, etc.

En la actualidad, existen muchas formas de personalizar tus tarjetas de proximidad. Puedes ponerles el nombre de tus trabajadores, de tu empresa, etc. En Gamotechnology estamos dispuestos a ayudarte en lo que necesites. Las tarjetas que diseñamos y vendemos se distinguen por su calidad y excelencia. No dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad